La retención de personas en el delito de Hurto calificado y agravado CSJ Imprimir
Escrito por LEDA DOMINGUEZ LONDOÑO   
Miércoles, 04 de Marzo de 2015 21:56

Radicado: 25316, Sentencia de Casación de 27 de octubre de 2008 M.P. Dr. Javier Zapata Ortiz. En los delitos de hurto calificado y agravado, cuando se retiene a la víctima, mas allá de lo razonable, para la pretensión de despojarla de sus pertenencias, independientemente del tiempo que perdure esa retención, se configura el delito de secuestro simple, que se puede concursar con el delito inicial. “De la misma manera, no se exige como ingrediente de los tipos penales de secuestro que la privación de la libertad tenga una duración mínima determinada, es suficiente que se demuestre que la víctima permaneció efectivamente retenida en contra de su voluntad durante un lapso razonable para entender que los implicados le limitaron su libertad de locomoción, como facultad de desplazarse autónomamente.

Como lo ha dicho la Sala[4], esa razonabilidad permite distinguir el delito de secuestro del ilícito de hurto calificado por la violencia ejercida sobre las personas, en tanto éste comporta un contacto con la víctima que se retiene por el lapso necesario mientras es despojada de sus efectos personales, pero inmediatamente después puede continuar ejerciendo su derecho de locomoción”.

“Ha dicho la Corte, que los tiempos posteriores o adicionales al apoderamiento de los bienes que la víctima lleva consigo, en que permanezca retenida por acción de los involucrados en el delito, ya configuran el delito de secuestro, al implicar en si mismo un atentado contra la libertad individual, así esa retención se utilice para asegurar el producto del ilícito inicial o de otro ilícito, o para incrementar el botín a través de otro tipo de gestiones, o para facilitar la fuga, o para seguir cometiendo delitos diferentes, como ocurre en el caso del hurto calificado por la violencia cuando se continúa delinquiendo, utilizando elementos conseguidos con el primer despojo, todo mientras el sujeto pasivo de la delincuencia sigue sin poder moverse a su arbitrio porque la fuerza de los agresores se lo impide.

En cualquiera de estas hipótesis, como se acotó, si la víctima es retenida más allá de lo razonable al despojo de sus efectos personales, se configura el delito de secuestro, como atentado contra la libertad individual, como ocurre en el presente caso”

Última actualización el Miércoles, 04 de Marzo de 2015 21:57